Consejos para una dieta sana

Consejos para una dieta sana

por Asesoria gastronomica, 15 diciembre, 2016

Cómo tener una dieta sana y equilibrada

Somos lo que comemos. Se trata de una frase totalmente cierta, que todos hemos oído en alguna ocasión. El tipo de alimentación que llevemos a lo largo de los años,  determinará en mayor o menor medida calidad de vida de la que dispongamos, sobre todo cuando nos vayamos acercando a la vejez.

Como asesores gastronomicos en Madrid, sabemos que se trata de un tema tan serio, que siempre son bien recibidos todos los consejos a este respecto.

La importancia de una dieta equilibrada

  • Se recomienda ingerir periódicamente los más de 40 nutrientes que necesita el ser humano para gozar de buena salud. Por tanto es importante tener una dieta variada, e ingerir los grupos de alimentos de siempre de modo equilibrado.  Es decir, si, por ejemplo se almuerza con un plato rico en grasa, se debería cenar con alimentos que contengan muy poca grasa. Es importante combinar la carne y el pescado etc.
  • Una buena parte de los alimentos deben ser ricos en hidratos de carbono, como el pan (mejor realizado con harina integral), las patatas, la pasta, el arroz….la mitad de las calorías que adquirimos a través de nuestra dieta deberían proveer de estos alimentos.
  • Se aconseja tomar cinco raciones diarias de frutas y verduras, alimentos con gran cantidad de vitaminas e importantes nutrientes protectores para nuestro organismo.
  • En lugar de hacer tres grandes comidas a lo largo del día, coma menos cantidad pero en más ocasiones. Cinco comidas es la cantidad perfecta. Esto implicará comer regularmente, lo que le evitará la sensación de hambre descontrolada. Los tente en pies a mitad de la mañana y de la tarde son fundamentales para llegar a la comida y la cena sin un hambre voraz. El hambre excesivo nos llevaría a un contraproducente consumo de alimentos de una única vez.
  • Se aconseja beber dos litros de líquidos diarios. No tienen que ser solamente de agua, si no que la leche, los refrescos, o  el té pueden ser buenas alternativas.

Combinar dieta y ejercicio

  • Para que estos buenos hábitos alimenticios sean eficaces, se recomienda combinarlos con la práctica de ejercicio físico de manera constante y regular. De este modo podremos quemar una parte de las calorías que hayamos ingerido en exceso. El corazón y el sistema circulatorio también resultan muy beneficiados con la práctica de deporte. Si no dispone de todo el tiempo que deseara para ello, puede usar las escaleras en lugar del ascensor, y dar algún paseo después de comer en vez de sentarse a mirar la televisión. Cualquier ocasión es buena para moverse un poco.
  • Un buen consejo para poner todo esto en práctica es comenzar hoy mismo con todos estos buenos hábitos, y no dejarlo para otra ocasión.
  • No elimine radicalmente de su dieta las grasas y los dulces si realmente le gustan. Reduzca gradualmente las cantidades que toma, y vaya consumiendo más fruta que le guste. El melón y las fresa, por ejemplo son alimentos que pueden resultan tan sabrosos como la bollería y sin embargo son muy beneficiosos para el organismo. Esta recomendación es debida a que todos los cambios son menos drásticos y más fáciles de sobrellevar cuando se van realizando gradualmente.
  • En el equilibrio se encuentra el acierto. Tampoco debe prohibirse definitivamente las grasas y los dulces, ya que esto podría producirle ataques de ansiedad que le llevarían a comerlos de manera incontrolada, Únicamente debe ir reduciendo su consumo hasta lograr tomarlos únicamente en ocasiones especiales.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies